¿Por qué Louisville?

Deliciosas razones para visitar la capital del Bourbon

Mint Julep en el Seelbach

“Pero ¿por qué Louisville?,” me preguntaron muchas personas de esa ciudad, asombrados por mi elección de destino. Yo también me lo preguntaría, porque más allá del Derby, su famosa carrera de caballos, esta ciudad de Kentucky no es precisamente un magneto turístico . “El bourbon,” fue mi respuesta, ya que justo conocer destilerías fue la razón de este viaje. Observé, bebí, y comí cosas estupendas, y te las comparto por si decides que este será un buen destino para ti.

LA CIUDAD

Louisville, Kentucky. Foto via: daugherty-group.com

Arquitectura victoriana en Nulu

Ubicado en las orillas del río Ohio, Louisville es una ciudad muy antigua que a pesar de su latitud, tiene una identidad sureña muy arraigada. Esta cultura se ve, se siente y se degusta, desde el acento con que habla la gente, hasta la arquitectura, y definitivamente en la deliciosa y pecaminosa comida.

La ciudad esta llena de árboles y agua. Casi en todas partes encontrarás una vista atractiva.   A la vez, también es uno de esos lugares donde hay contrastes muy marcados de barrio a barrio basado en raza, clase, y a veces hasta edad. Hay secciones antiguas, tapizadas de lujosas y amplias mansiones de antaño, mientras que otras más nuevas y corporativas como el centro. Pero también hay una energía joven revitalizando a Louisville. Los hipsters llegaron, y sus barrios son los más vibrantes y emocionantes de la ciudad.

 

BOURBON

Pintura dentro de la destilería de Maker’s Mark

Justo son los jóvenes quienes mueven la nueva apreciación por el bourbon, así como sucede por el mezcal en México. Igual que nosotros, el Kentuckiano retoma métodos de destilación artesanales, y uno de los nuevos atractivos de la ciudad es hacer tours para ir a catar y conocer muchas propuestas del destilado. Los recorridos tienen mucha onda y conoces gente muy divertida. También puedes aventurarte a explorar la coctelería basada en bourbon, tanto clásica como contemporánea, en alguno de los excelentes bares que te comentaré más adelante.

Hay muchas maneras de vivir una aventura del bourbon. Las marcas grandotas que ya conoces también abren sus puertas para que conozcas sus historias y vivas el proceso en carne propia. El más famoso de ellos es Jim Beam, quienes tienen su bellísima destilería justo afuera de la ciudad, rodeada de colinas verdes, y casas antiguas, donde todo es perfecto. El tour es detallado, organizado, y los guías tienen todas las respuestas. ¡Es como Disney del chupe!

Mi cocktail favorito en Jim Beam

Verás todas las etapas, desde grano (maíz, cebada, y centeno) hasta embotellado.   Visitarás las gigantes y oscuras bodegas donde las barricas pasan su reposo por años antes de llegar a tu copa.  Si te emociona ver los procesos creativos como a mi, te vas a divertir, pero vas a ser especialmente feliz cuando llegues al final: probar un bourbon o tomar un refrescante cocktail. Y no te pierdas la tienda de regalos.

En la destilería Maker’s Mark

Para una experiencia muy diferente, dirígete al pueblo de Loretto, como a hora y media de Louisville. Ahí está la reconocida marca Maker’s Mark. Aunque es un lugar impecable, hay detallitos muy reales del trabajo diario que lo hacen sentirse franco, y cercano. Aquí vemos que hacen bourbon como lo vienen haciendo por generaciones. Se siente y se ve el compromiso que toda la gente tiene por su oficio.

En Makers, aún hoy día hacen sus etiquetas a la antigüita, con imprenta en casa.

Hay técnicas ancestrales, como sus tanques de fermentación de madera antiquísima, hasta elementos muy high tech, como el laboratorio que parece salido de un episodio de CSI. Estos análisis buscan la consistencia de calidad, y pueden detectar diferencias de sus cualidades químicas hasta por milésima en cada lote. Un detalle inolvidable es que probé directamente la llamada “primera destilación” (grave error), porque es alcohol de lo más crudo y salvaje que hay. Es justo el añejamiento en barricas carbonizadas lo que le aporta al bourbon ese divino sabor caramelizado tras haber reposado por mucho tiempo. Visitar Maker’s Mark es una gran experiencia.

Tip: En cualquier destilería, consulta y participa en catas guiadas. No hay mejor manera de aprender sobre el bourbon.

COMIDA Y BEBIDA

Louisville me recordó a algunas ciudades muy cool cuando estaban en la cúspide de volverse cool. Me recordó a Portland, y a Austin por ejemplo. Y una de las señales es el rol que juega el beber y comer en la cultura local, y esto fue lo que descubrí:

Highlands

French Toast en Gralehaus

Café con calidad y creatividad: Quills

En este barrio se encuentra una diversidad de negocios, arquitectura, y estilos de comida. Todo lo bueno comienza por café, y una de las más gratas experiencias fue Quills Coffee, un relajado café de especialidad donde todo está muy cuidado. Si yo viviera en esta ciudad, sin duda sería un cliente regular.  Además de las clásicas bebidas de espresso, encontramos opciones creativas como cappuccino de higo cristalizado, latte de miel abeja, y un moka de soya con cocoa, miel de agave, y pimienta de Cayena.

Lejos de lo ordinario: Steel City Pops

Para un antojo dulce, Steel City Pops es una paletería gourmet donde ofrecen una extensa gama de sabores de temporada, como pera con miel, ciruela con romero, higo ahumado con queso, y la muy peculiar tomatillo con yogurt.

Biscuits & Gravy con huevo en Gralehaus

Si eres amante de la cerveza tu visita obligada es Holy Grale, que es un bar/pub muy franco donde encuentras una extensa gama de cerveza artesanal, incluyendo más de 25 variedades en barril. La comida es buena y de orígenes seleccionados. Pero si a ti te fascina el brunch, debes de ir a su servicio dominical en su traspatio llamado Gralehaus, donde una serie de maravillosos platillos sureños reciben el trato gourmet, como el famoso Biscuits & Gravy, solo que aquí la salsa se hace con pato, los grits, y un french toast para morir.

 

NULU

Tennessee Hot Chicken en Royals

Ya llevaba varios días en Kentucky y me pregunté “¿y el fried Chicken?” este antojo que hizo famoso el nombre del estado, no lo vi muy presente. ¿Acaso habrá giros y tendencias sobre el pollo frito? Resulta que si, y la encontré en NULU un barrio donde edificios y letreros modernizan lo antiguo para darle un aire cool y vigente. El nuevo fried chicken está en Royals, y se llama Hot Chicken. Es un pollo deliciosamente frito, pero cubierto de especias y una salsa que lo hacen extremadamente picante, servido sobre pan blanco. No solo me picó, me dolió, pero lo disfruté horrores.

Apaciguamos el paladar en Please & Thank You, un cafecito donde puedes tomar tu bebida favorita, comer la supuesta mejor galleta de chocochips de la ciudad, y escuchar discos de vinilo que están a la venta.

Mejillones con romesco, papas crujientes, y almendras en Decca

Pero el lugar que más me impresionó fue Decca, un restaurante donde realizan maravillosa cocina internacional con giros inspirados en la gastronomía sureña. Eran platillos llenos de personalidad, y muchísimo sabor, como los Fried Green Tomatoes con crema de harissa y feta, los mejillones al sartén con romesco y almendras, o la chuleta de cerdo a la parrilla con uvas asadas y curry. Y los tragos fueron de mis favoritos de la ciudad.

 

Downtown

Proof on Main. Foto vía: 21cmuseumhotels.com

 

Me enamoré perdidamente de nuestro hotel, el 21 C Museum Hotel, que se encuentra dentro de un museo de arte contemporáneo. Además de excelente estilo y servicio impecable, este hotel trae una onda cool e irreverente que me fascina.  El hotel tiene enormes pingüinos rojos de plástico que verás por todas partes.   Hasta te los puedes llevar a tu habitación.

Inolvidable tarta rústica de manzanas en Proof on Main

Y lo más genial, es que dentro de sus instalaciones está uno de los restaurantes y bares que aparece en la lista de los 10 mejores de la ciudad: Proof on Main. Durante el día, sirven un goloso desayuno y brunch, mientras que en la noche los platos se tornan entre sofisticados y rústicos. Su tarta de manzana me dejó huella. Pero también sus cocktails hacen de este lugar un destino para los amantes de la coctelería de autor.

Picantes calamares en Mussel & Burger

Cerca de ahí, Mussel & Burger, que se especializa, como su nombre lo dice, en mejillones y hamburguesas resultó ser una de las grandes sorpresas de este viaje. Aunque luce casi como un Sports bar, encontramos una gama de sabores intensos, brillantes y audaces que no te esperas de un lugar así, comida que es casual en espíritu, pero sofisticada en realidad. Los mejillones en leche de coco. Pero si te interesa más una onda más gringa comercial, con Shopping, y cadenas más casuales, date un rol por la calle peatonal Fourth street, donde la música y la fiesta está a todo lo que da.

OTRAS JOYAS

Chicken & Waffles en Silver Dollar

Estando en el sur, hay muchas opciones para comer Barbeque. Yo probé Doc Crow’s en el centro, Mark’s Feed Store Bar-B-Q en Highlands, y el favorito fue The Silver Dollar en Germantown. Este último es un lugar muy retro donde encuentras grandes platillos sureños como barbeque, Chicken and waffles, y una cosa muy curiosa que se llama beer can Chicken. Pero además, es uno de los más queridos bares de coctelería de la zona, con una inigualable carta de bourbons.

Palomitas cocinadas en pato, Eiderdown

También en Germantown visité Eiderdown, inspirado en cocina alemana que incluye las clásicas salchichas y otros platos. Lo que más me impresionó fue una entrada: palomitas de maíz cocinadas en grasa de pato. Las bebidas son muy buenas aquí también, que son versiones modernas de coctelería clásica.

 

Mejor scone ever: calabaza de Castilla con nuez caramelizada en Blue Dog Bakery

Para un desayuno tranquilo y refinado, dirígete al barrio de Crescent Hill al famoso Blue Dog Bakery & Café que es una parada obligada para los amantes del buen pan. Desde unas baguettes perfectas, hasta una amplia variedad de panes dulces fuera de serie, aquí hay del mejor pan que he probado nunca. Para quemar algunos carbohidratos, camina desde ahí hasta la reserva acuífera de Crescent Hill, que es un lugar maravilloso para caminar y disfrutar de la vegetación.

Louisville tiene mucho que ofrecer.   Tiene cuatro estaciones muy marcadas, y una vida cultural interesante con muchas opciones para los amantes del arte como para los fans los deportes. Cada año, comienzo a escuchar más y más sobre ella, y pronto podría considerarse una de esas ciudades donde todos quieren vivir.  Entonces, ¿Por qué Louisville? Por estas razones, y más.

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.