Catamundi: Una cajita de sorpresas

Parque de diversiones del buen comer

¿No te ha pasado que vas a una película de la cual no sabes absolutamente nada, y resulta ser una joya total?  Ese mismo sentimiento de deleite sucedió hace unos meses cuando caminando por Polanco nos topamos con CATAMUNDI, un lugar que es un parque de diversiones para los que amamos la comida y bebida.

Por fuera, el enorme ventanal comunica “tienda”.  Se ven estantes.  Y muchísimo vino.  Pero en realidad no sabes lo que te espera hasta que estás adentro.  Verás pan artesanal.  Verás muchísimos productos que seducen al gourmet.  Verás monadas de accesorios de cocina y comedor.  Verás una selección de vino que parece interminable.  Ya con eso estaría contento, pero lo que no se ve desde la calle es la mayor sorpresa: Existe una cocina, que está por hacerte más feliz que todas las cosas ricas que has visto ahí.

(dale click a los puntitos para recorrer las imágenes, click al signo de “+” para más info)

Al núcleo del local, hay una gran isla donde te puedes sentar sobre un banco en forma de corcho de champán para comer o beber en la barra. A un lado tiene confitería hecha en casa, como chocolates, malvaviscos, y palomitas gourmet.  Hay repostería en la vitrina.  De los otros lados, hay quesos, pescados y embutidos dignos de cualquier deli extranjera.

La joya de la corona es la carta de alimentos que viene con el renombre de Eduardo García, chef de Máximo Bistrot.  Pero la batuta de la cocina la lleva el joven chef Pablo Carrera. Sinceramente, pocas cocinas me han sorprendido con la calidad de ingenio, ejecución, y buen gusto que Catamundi ofrece.  Con franqueza les platicaría de sus errores o fallas, pero todo lo que salió de la cocina de Carrera fue impecable.

Además de excepcionales comidas y cenas,  Catamundi también tiene un estupendo brunch.  En la parte trasera del local hay un lindo patio ideal para un domingo de asueto. La estrella del servicio es un excepcional French Toast que llegó a ser uno de los favoritos de la famosa #Chompetencia que realizamos en el otoño.

Por estas razones, Catamundi es ahora mi lugar feliz, y si realmente amas comer, no te lo puedes perder.

Catamundi
Alejandro Dumas 92B
Polanco

 

 
LO FUERTE: Grandes platillos aquí, pero mi favorito son los calamares tempura.
LO DÉBIL: Le estuve pensando, y me cuesta trabajo.  Macarrons, habemus mejores.
CUANDO REGRESARÍA: Una vez al mes

2 comments

  1. Pingback: | MamáFest 2015

Leave a Reply to LORENA Cancel reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *